Fausto Espinoza Farfán, el artista en el recuerdo

By on marzo 14, 2013

ESCRITO POR JULIO GUTIÉRREZ SAMANEZ | 12 DE SEPTIEMBRE DE 2011

Hace 15 años partió a la eternidad uno de los artistas más prolíficos y polifacéticos de esta tierra cusqueña: FAUSTO ESPINOZA FARFÁN. Cineasta que produjo obras como “Qosqo” que recibió múltiples galardones fuera y dentro del país, cultivó el quechua, como su ilustre padre Don Faustino Espinoza Navarro, “El Inca”, insuperable hablista del quechua, poeta y actor principal del Inti-Raymi.

Fausto destacó también por su cultura literaria e histórica, preparó una versión de la obra “Instrucción histórica” del Inca Titu Cusi Yupanqui que publicó la Municipalidad del Cusco.

Fue pintor y artista plástico cuya carrera empezó muy joven en los ámbitos de la pintura y la escultura.

Fausto  era un personaje muy simpático, destacaba por su gran estatura, su  propensión a la conversación; su vida de trashumante por el mundo le había dotado de esa virtud, superando la hosquedad natural de sus paisanos; trababa conversación en quechua o en castellano y por cualquier tema, indagando siempre por algún enigma, mito o leyenda, escuchando con atención al interlocutor y culminando con algún chiste ingenioso que desataba una carcajada general. ¡Qué saludable y vigorosa personalidad la que irradiaba! Era generoso con sus conocimientos, desprendido, bondadoso: extraordinario. Contagiaba  su entusiasmo cuando hablaba de historia o de sus planes para la realización de sus obras. Se emocionaba hasta las lágrimas. Ese era Fausto, así lo recordaremos: íntegro, cabal, amigo verdadero.

Por eso nos llenó de indignación que un Don nadie, haya atentado burdamente contra su obra del monumento a Pachacutec, pretendiendo apoderarse de su autoría, cuando todos sabemos que es una obra ideada, pensada, proyectada, gestionada y ejecutada por Fausto, obviamente con muchos “profesionales” y ayudantes o peones. ¿Qué habría creído ese pobre diablo, que con la muerte de Fausto habíamos desaparecido sus cientos o miles de amigos y admiradores?

Hoy a los 15 años de su partida lo recordamos con cariño, reconocimiento y admiración todos los que gozamos de su amistad leal y  franca.

No importa que seres de baja estofa pretendan elevarse, con obra ajena, a una dignidad que no les corresponde, es decir a la dignidad de hombres. Porque hombría es respeto, sinceridad, reconocimiento de la grandeza ajena, no el robo, la falsedad cobarde contra la obra de un gran hombre fallecido.

Me comentan que están “investigando” el caso del atentado en que borraron el nombre de Fausto como autor del monumento y pusieron el nombre del criminal de lesa cultura. Esa investigación puede durar cien años, en este medio burocrático taimado,  pero la verdad es una sola: fue un crimen cultural. Tarde o temprano se repondrá el nombre del autor, pero la honra de quien perpetró el ultraje jamás se repondrá y será la vergüenza de su familia y descendencia.

Volvamos a Fausto y recordemos cómo hizo ese esfuerzo creativo y constructivo para la municipalidad en la época del Dr. Daniel Estrada, aun cuando no se le cumplió con los acuerdos económicos pactados, la obra se hizo; tanto el monumento a Pachacutec como el Cóndor Apuchin, en estas  obras, —como el gran Miguel Ángel— el artista Fausto Espinoza consumió su vida; el sobre esfuerzo, las constantes trasnochadas, preocupaciones y sobresaltos de este trabajo descomunal acabaron con la fortaleza ciclópea de este artista. Sobrevino  el mal incurable, un cáncer cerebral que minó y desplomó a este artista insigne que las generaciones futuras, más justas y generosas que la nuestra, reconocerán y honrarán.

Pero queda el horroroso precedente de que un gusano infecto trató de irrogarse la gloria de este genio del arte andino, con hechos viles que dan vergüenza ajena. Felizmente, este pueblo inmortal ya está despertando en su juventud y ya no será más “madre de hijos ajenos y madrastra de los propios” porque es necesario cambiar de una vez por todas.

Gloria eterna para Fausto Espinoza Farfán en este aniversario de su partida a la inmortalidad.

fausto

One Comment

  1. Pachakuteq Espinoza Bravo

    febrero 10, 2021 at 7:54 pm

    El monumento más importante del siglo XX realizado por un artista Inka contemporáneo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *