ESFERA CELESTE, Y DENTRO LA ESFERA TERRESTRE

By on septiembre 18, 2010
esfera

Se denomina equinoccio a cada uno de los dos puntos de la esfera celeste en los que la eclíptica corta al ecuador celeste.
Equinoccio son asimismo cada una de las fechas en que esto ocurre. Durante los equinoccios el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre, dónde alcanza el cenit.
El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste coinciden, por lo que la noche y el día tienen la misma duración en todo el mundo.
La palabra equinoccio viene del latín y significa “noche igual”. Los equinoccios se llaman primer punto de Aries o equinoccio vernal, y primer punto de Libra o equinoccio otoñal, o autumnal.
El primero es el punto del ecuador celeste dónde el Sol en su movimiento anual aparente por la eclíptica pasa de Sur a Norte respecto al plano ecuatorial, y su declinación pasa de negativa a positiva.
En el primer punto de Libra sucede lo contrario: el Sol aparenta pasar de Norte a Sur del ecuador celeste, y su declinación pasa de positiva a negativa.
El instante en que el Sol atraviesa cada punto de los equinoccios puede calcularse con exactitud.
Actualmente ninguno de los equinoccios se encuentra en la constelación que los nombra, debido a la precesión: el primer punto de Aries está en Piscis, y el primer punto de Libra se halla en Virgo Las coordenadas ecuatoriales de cada equinoccio son: para el equinoccio vernal, ascensión recta y declinación, nulas.
Para el primer punto de Libra, ascensión recta, 12 horas, y declinación nula HABLANDO DE ENERGÌAS El equinoccio del día 15 de la Luna Solar (21 de Marzo) tiene una connotación especial, relacionada con el cinturón de fotones, este día la tierra se encuentra en su posición mas interior en el cinturón de fotones, es decir en su interiorización mayor en la Luz de la nueva era, para el presente año.
Abriéndose paso poco a poco, con fuerza y armonía, el Sol inicia un nuevo ciclo, un renacer a la vida, un comienzo, marcado por el equilibrio cósmico del Equinoccio de Primavera.
“Cada vez que medito en la fuerza y poder del Equinoccio de Primavera, muchas imágenes cruzan por mi mente.
Imagino una pequeña plantita, que se estira y se estira hasta lograr maravillada salir de la humedad y oscuridad de la tierra y con una hojita tímida, verde, chiquita, se abre a los rayos del sol y a la grandiosidad del bosque.
Imagino ese momento crucial, cargado de poder, cuando madre e hijo unen sus corazones y almas en el parto y se produce ese último esfuerzo liberador y un nuevo maestro hace su aparición en el mundo.
Imagino a los amantes, henchidos de amor, con dos auras que son una en un orgasmo que reparte energía a las estrellas y las estremece de vida y de alegría.
“Estamos ante una energía que marca un comienzo, que explota de vida y llena el Universo, es un nuevo ciclo, que nos permite decir, Yo Soy, aquí y ahora sintiendo la energía de la vida que es una con nosotros.
Es momento de Ser. Y es entonces, a través de sentir nuestro yo, que podemos mirar hacia afuera, y ver y decir TU y recién entonces entender que “Yo Soy otro Tu”.
Es maravilloso sentir como el ciclo se inicia, en una energía que se centra en el ser, en el nacimiento, en una plena identificación con nuestra individualidad, lo que me hace pensar en algo que ya conocemos, que todas las transformaciones se inician desde nosotros, en nuestro interior, a partir de nuestro centro luminoso, para ir así transformando el Universo entero, repartiendo la Luz, la Vida y el Amor de nuestro corazón.
La primavera, el inicio del ciclo me hace recordar las palabras de Jesús: “ama al prójimo como a ti mismo”, así que cuál es el inicio para amar al prójimo?, cuál es la referencia?: “como a tí mismo”.
Si poco sabemos de amarnos, de cuidarnos, de la alegría de estar vivos, de la maravilla de lo que tenemos, de todo lo que podemos crecer y de lo que somos capaces, si poco sabemos del yo… menos sabremos y podremos apoyar al tu.
En el Equinoccio de Primavera, igual que en el Equinoccio de Otoño, el día y la noche tienen la misma duración, hay un equilibrio, pero simbólicamente en el de Primavera se produce el despertar del ego, el inicio del ser, mientras que en el de otoño se integra nuestro “yo” al de los demás, comprendemos el tu … Se realizarán muchas meditaciones y celebraciones plenas de rituales relacionadas con esta maravillosa energía que el equinoccio nos regala.
Es un excelente momento para entrar en contacto con la Madre Tierra y la Madre Naturaleza, para agradecer todas las bendiciones que recibimos en el ciclo que termina, para equilibrar nuestra energías, para abrirnos a la vida con fe y optimismo, para orar por nuestros deseos más puros y sinceros, para pedir que el Plan Divino se manifieste en nuestras vidas.
Deseo a todos, todos los Equinoccios repleto de Amor, Luz y Alegría y que esa energía maravillosa que son ustedes inunde el Universo entero.
El Equinoccio de Primavera o Sitwa Raymi en los andes inkaicos, es una de las fiestas mas importantes y esta relacionada con el equilibrio de las energías, la sanacion y el florecimiento.
(FUENTE: elporvenir.com)

One Comment

  1. Eduardo Barreto

    octubre 17, 2010 at 10:46 pm

    Thanks foro the information

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>