El día mas largo y la noche más larga

By on septiembre 25, 2017
​La energía de Solsticios y Equinoccios no irradia y llega a la Tierra solamente en el instante mismo del paso del Sol por ese punto, sino que empieza a manifestarse 3 días antes del día del solsticio y 3 días después.  En total una semana.
Al igual que las fases de la Luna, cada una dura una semana y no solo el minuto de inicio de la fase; son 28 días y más, repartidos entre las cuatro fases.
Pasados los tres últimos días del solsticio de verano, el día empieza a decrecer y la noche a crecer, aunque sigue siendo el día más largo que la noche hasta el equinoccio de otoño, cuando cada uno dura 12 horas. 3 días después la noche empieza poco a poco a durar más que el día.
Y el 21 de diciembre, solsticio, será la noche más larga del año.  En los lugares próximos a la linea ecuatorial no hay mayor diferencia entre día y noche todo el año.  Mientras más al norte y al sur es mayor la diferencia.  Por ejemplo, para los esquimales en Alaska el día dura seis meses, con el Sol un poco encima del horizonte, moviéndose en círculo, sin ascender.  Y la noche dura seis meses…
Esta Noche de San Juan, 23 a 24, o mañana 24 a 25, cuando termina la semana del solsticio,se puede hacer una práctica mágica popular, entre tantas, que viene de épocas anteriores al Cristianismo y que la gente cristiana ha venido conservando.  Para algunos es una superstición, para otros es una oportunidad.  Lo importante es la actitud conque se hace, y la concentración mental, para lograr algún resultado y beneficio.
Se enciende una vela con oración o afirmación,  al aire libre,  en el jardín de la casa, en una ventana, etc.
 Ante esa vela se escribe en una hoja suelta, pequeña, una confesión de las cosas negativas, internas y externas, que desde junio pasado a la fecha han afectado a la persona. (Una hojita por persona.)
Se enciende una varita de incienso con oración, se pasa por arriba de la hoja en círculo visualizando que el Aire aromático del incienso va  disipando  ese mal.
Se entrega al Fuego pidiéndole permiso para quemar la hoja, visualizando que la va a convertir en cenizas para que el mal se esfume y se recicle en bien. Las cenizas se echan en tierra.
Se da gracias a Dios y se apaga la vela con la mano o con una copita, etc., sin soplarla.
El incienso se pasea por la casa para limpiar su aura, la energía que sus habitantes le ponen a la casa. Y se deja que el incienso se consuma solo.
Luego  tomar un te o infusión de plantas medicinales (Tierra y Agua), brindando por un feliz verano.  Así se utilizan los 4 Elementos.
La casa es la parte física.  El hogar es su alma, su aura o magnetismo, la energía armoniosa o perturbada que sus habitantes irradian y siembran en su atmósfera.  También las ciudades tienen aura, campo energético, ahora muy contaminada física y energéticamente, mentalmente, haciéndose un campo propicio para enfermedades y violencias.
https://luxveritatem.wordpress.com/2011/06/20/mitos-leyendas-y-magia-en-la-noche-de-san-juan/

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *