Cambios…

By on agosto 21, 2018

Los actuales cambios en la sociedad y la naturaleza son síntomas de un nuevo ciclo evolutivo para la Tierra, gobernada por las grandes Leyes que rigen el Universo.  Profetas y clarividentes pueden ver en el presente los anuncios del porvenir, pero otros se confunden ante un panorama nublado; sin apreciar que detrás sigue brillando el sol.  Es mejor prevenir que lamentar, pues el prevenido vale por dos, dice el dicho. Es más inteligente ser adaptable para caminar a favor de la corriente, que aferrarse al pasado creyendo que estas crisis son algo pasajero, que todo seguirá como antes.

Las nuevas generaciones traen una visión de la vida muy diferente a la de sus antepasados, visión favorable a una humanidad en paz, salud y sabiduría, alejada de guerras, conflictos y trastornos tan del gusto de épocas ya moribundas. Una de las grandes tareas a enfrentar es el problema de la discriminación racial y por otros motivos, todavía lejos de resolverse; uno de tantos obstáculos para lograr un mundo en paz real, permanente. El camino a recorrer  aún es largo, tal vez el próximo siglo haya una generación más viril para provocar una transformación radical en la manera de vivir y morir.

La vuelta a la Naturaleza, como señala el Maestre Avatar SRF, es un paso indispensable para restablecer la armonía y la paz.  Todavía hay muchos problemas pendientes de solucionar, como la discriminación, el mercantilismo, expresión de ambiciones enfermizas, que contamina los ambientes naturales e incita a un consumismo creador de necesidades artificiales que desequilibran la economía familiar; además, la explotación de los problemas de salud como negocio y no como servicio.

Ante tales conflictos, causados por la decadencia de esta vieja civilización, Amerikua, la América Ancestral, se constituye en esperanza de la Humanidad, pues guarda en su seno tesoros de sabiduría que han de salir de su refugio protector como brújula  guiando a pueblos y razas hacia la tierra prometida.  (T.A-O DDP)

Todavía no es demasiado tarde. Hay un compás de espera. Hay puertas abiertas. No titubees. Fe.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *