Beneficios de la luz solar

By on abril 5, 2017

A parte de su beneficio más popular, que es el del aporte de vitamina D al cuerpo, también se pueden obtener numerosos provechos, tales como:

Mantiene los huesos fuertes y sanos

La exposición a la luz solar es elemental para mantener unos huesos sanos y fuertes para combatir cualquier problema óseo. Esto es gracias al aporte de vitamina D que ayuda en la estimulación de absorción de calcio, reduciendo notablemente el riesgo de padecer enfermedades óseas como la osteoporosis. También hace que los huesos sean mucho más resistentes a las fracturas.

Cuando existe deficiencia de la vitamina D en los niños puede aparecer el raquitismo. En el caso de los adultos, origina osteoporosis, que es realmente dolorosa. Por esta razón, la exposición a la luz solar es de alta importancia para mantener huesos sanos y fuertes, para que puedan contrarrestar cualquier condición.

Optimiza el metabolismo

La deficiencia de la vitamina D contribuye directamente a ganar y acumular grasa corporal. Por eso se recomienda encarecidamente la exposición solar, ya que recibir un poco de radiación UV (ultravioleta) ayuda a suprimir el síndrome metabólico y la obesidad. También esto se debe a la presencia del óxido nítrico, que tiene efectos beneficiosos para controlar y regular el metabolismo del cuerpo.

Fortalece el sistema inmunológico

La luz solar aporta las cantidades necesarias de vitamina D para fortalecer el sistema inmunológico y ayuda a las células T en su correcta funcionabilidad. Esto contribuye a la optimización de las defensas del cuerpo para combatir cualquier organismo externo e invasivo.

Cuando hay deficiencia de vitamina D en las personas, suelen darse infecciones, así como también enfermedades menores como el resfriado o la gripe. Por esta razón, es muy importante exponerse al sol, al menos, cada mañana, y hacerlo como rutina.

Protege los ojos

La luz solar interviene en la prevención del envejecimiento de los ojos. Esto es por la vitamina D3, que aporta grandes beneficios con efectos contrarrestantes de la degeneración macular, que está ligada a la edad de la persona. La exposición a la luz solar ayuda a limpiar el beta amiloide: reduce la sensación de inflamación y mejora la visión. Pero debes tener cuidado, porque no tienes que mirar al sol directamente para obtener estos beneficios, sino más bien sentir el calor y, a la vez, mover los ojos haciendo ejercicios de derecha a izquierda y de arriba abajo. Puedes intentar hacerlo a diario y notarás como comienza a mejorar tu visión.

Ayuda a conciliar mejor el sueño

La luz solar ayuda a que la persona pueda mantener sus ciclos de sueño y vigilia adecuadamente, ya que el nervio óptico se encarga de enviar un mensaje al cerebro, a la glándula productora de melatonina, que se asocia con el sueño. Normalmente, la melatonina es menos segregada en el transcurso del día y, a medida que va oscureciendo, dicha hormona aumenta paulatinamente su producción . Cuando hay bajos niveles de melatonina en el cuerpo, es común que no se pueda conciliar el sueño.

Por otra parte, otro beneficio de la luz solar es que interviene en la regulación de los ciclos circadianos del sueño, para que la persona pueda pasar una noche tranquila y relajada. Este ciclo se basa en las 24 horas del día, en las que se lleva a cabo el correcto funcionamiento y la regulación de los procesos fisiológicos, bioquímicos y del comportamiento del sueño.

Contrarresta la depresión

La serotonina es conocida por ser el neurotransmisor que ayuda a controlar y a regular los niveles de sueño, el apetito, el estado de ánimo y la memoria. Una persona que se exponga al sol por las mañanas o antes de que se oculte, puede notar que la sensación de bienestar, mejor estado de ánimo y vigor entran en su organismo.

Cuando una persona no se expone al sol regularmente suele padecer de episodios de depresión, lo cual suele suceder mucho en poblaciones de clima frío y en partes del mundo con clima húmedo donde no hay suficiente luz solar sino, más bien, lluvia constante. Esto suele generar una condición conocida como trastorno afectivo estacional o SAD y sucede, generalmente, en invierno.

Previene el cáncer

La exposición equilibrada al sol hace que obtengas vitamina D y ésta ayuda a prevenir el cáncer de colon, de mama y de riñón. Cuando existe una deficiencia de vitamina D suelen surgir enfermedades en los órganos señalados, aumentando el riesgo de padecer cáncer.

Contribuye al crecimiento

La luz solar estimula el crecimiento. Los niños deben exponerse al sol adecuadamente para recibir sus rayos, para ayudar a sus huesos a crecer sanos y fuertes. Las mujeres embarazadas que conciben en verano suelen tener hijos más grandes y fuertes: todo esto es gracias a la vitamina D y a los rayos UV, que estimulan la masa ósea para incrementar el grosor y la longitud de los huesos.

Disminuye los riesgos de padecer esclerosis múltiple

La dosis diaria de luz solar ayuda a prevenir el padecimiento de esclerosis múltiple. Las mujeres embarazadas que no tomen suficientes baños de sol suelen tener hijos con mayor riesgo de padecer esta condición autoinmune del sistema nervioso central.

Protege el sistema cardiovascular

El calor que se obtiene al tomar un baño de sol estimula la circulación de la sangre y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Al recibir la dosis necesaria de vitamina D el corazón se mantiene fuerte y se reduce la presión arterial, así como también se previenen los accidentes cerebrovasculares.

10 beneficios increíbles de la luz Solar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *