Bienvenida Madre, reina de la paz

By on mayo 11, 2016

ACCION POR LA UNIDAD MUNDIAL (A. U. M.)

LA HON. ACADEMIA DEL S. SABER ANCESTRAL

EN EL DIA DE LA MADRE (Mayo 2016)

L.H.A.S.S.A. Y M.A.I.S. en el proceso de reivindicar el equilibrio entre el                                                       YIN y el YANG, entre Ida y Píngala en el Sushumna para la Edad del Aguador y la Aguadora Celestes, después de tan largo tiempo de oscurantismo, discriminación, temor y por lo tanto de violencias de todo género.  La Ciencia de la Paz es la Ciencia del Equilibrio dinámico, no estático.  Solo así puede restaurarse el Amor verdadero, el Reino de D.I.O.S. en la Tierra.

El hombre es una mujer que se ignora, y la mujer un hombre que se ignora: todo ser de un sexo definido es el complemento del otro… Es evidente que el ser humano es doble: macho y hembra, positivo y negativo, confirmando el método de los Yoghis de “fusionar” en ellos las dos polaridades para hacer brotar la Luz…” (P.P. XXII: La Magia, por el Maestre S.R. de la Ferriére, pág. 6, ed. Niza.)

¡Bienvenida, Madre, Reina de la Paz, Creadora de la Humanidad!

En tu Seno D.I.O.S. contempla su Obra…

T.A-O D. Días Porta

CITAS SOBRE LA MUJER SEGÚN LAS RELIGIONES (fragmentos)

Que las mujeres gozan de menos derechos que los varones en todos los rincones del mundo no es ninguna novedad. Eso está comenzando a cambiar, lentamente. Ya hay transformaciones importantes en curso, pero aún resta muchísimo por avanzar. El patriarcado, con mayor o menor virulencia, sigue siendo aún una cruel realidad en todo el planeta. No puede precisarse cómo seguirán esos cambios, y con qué velocidad.

Lo que sí está claro es que las religiones –todas– no juegan un papel precisamente progresista en ese cambio: más que ayudar a la igualación de las relaciones entre los géneros, promueven el mantenimiento de las más odiosas y repudiables diferenciaciones injustas (¿puede haber alguna diferenciación injusta que no se odiosa y repudiable?)

Amparados en la pseudo explicación de “ancestrales motivos culturales”, podemos entender –jamás justificar– el patriarcado, los arreglos matrimoniales hechos por los varones a espaldas de las mujeres, el papel sumiso jugado por éstas en la historia, el harem, la ablación del clítoris; podemos entender que una comadrona en las comunidades rurales de Latinoamérica cobre más por atender el nacimiento de un niño que el de una niña, o podemos entender la lógica que lleva a la lapidación de una mujer adúltera en el África.

En esta línea, entonces, podríamos decir que las religiones ancestrales son la justificación ideológico-cultural de este estado de cosas; las religiones en tanto cosmovisiones (filosofía, código de ética, manual para la vida práctica) han venido bendiciendo las diferencias de género, por supuesto siempre a favor de los varones. ¿Por qué los poderes, al menos hasta ahora, han sido siempre masculinos y misóginos? Esto, secundariamente, demuestra que todas las religiones son machistas, nunca progresistas, nunca promueven la equidad real; y si hay diosas mujeres, como efectivamente las hay, la feligresía está atravesada por el más absoluto patriarcado.

Quizá en un arrebato de modernidad podríamos llegar a estar tentados de decir que las religiones más antiguas, o los albores de las actuales grandes religiones monoteístas, son explícitas en su expresión abiertamente patriarcal, consecuencia de sociedades mucho más “atrasadas”, sociedades donde hoy ya se comienza a establecer la agenda de los derechos humanos, incluidos los de las mujeres, sociedades que van dejando atrás la nebulosa del “sub-desarrollo”. Así, no nos sorprende que dos milenios y medio atrás, Confucio, el gran pensador chino, pudiera decir que “La mujer es lo más corruptor y lo más corruptible que hay en el mundo”.

Para leer más, por favor hacer click en el siguiente enlace para descargar el archivo:

diamadre

madre

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *